Los instrumentos que no pueden faltar en la repostería

La pandemia puso a prueba nuestra creatividad y talento en la cocina. Supera los retos en la repostería y alcanza la perfección con estos instrumentos básicos.

Por Gaby Vázquez

Para muchas personas hornear se volvió un hobby terapéutico y casi curativo; sin embargo, es importante que tengas en cuenta que la repostería es un arte precisa en la que hay que medir cada ingrediente perfectamente, y seguir la receta al pie de la letra, de lo contrario, el resultado final puede ser fatal.

No necesitas grandes ni costosos instrumentos, pero es conveniente invertir en productos de calidad para garantizar el éxito en tu carrera como repostero Te compartimos cinco instrumentos básicos para cualquier tipo de horneado:

Tazas medidoras o báscula

Todas las recetas están explicadas con medidas de tazas, gramos, incluso onzas o libras, si son internacionales. Siempre va a ser mejor el resultado si pesamos nuestros ingredientes a que si los medimos, esto debido a que en las tazas varía la densidad, por ejemplo: una taza de azúcar glass no es lo mismo que una taza de aceite o de leche. Si apenas estás incursionando en la pastelería, puedes comenzar con tazas medidoras, pero a la larga será mejor invertir en una báscula.

Charolas y moldes

No es necesario que tengas cientos de moldes, de diferentes figuras, porque eso implica una inversión considerable; actualmente existen paquetes que ya incluyen charolas y moldes básicos, listos para introducirse al horno y no preocuparse por tener un caos en la cocina. Estos son algunos de los más utilizados:

Charola lisa: Estás charolas son perfectas para hornear galletas o brazo gitano, también son muy prácticas si harás pan como conchas; además, pueden servir para hacer brownies aunque el resultado final sería un pan más delgado.

Molde de muffins: Es una charola con agujeros donde va la masa y donde crecerán lindas mantecadas y muffins, listos para convertirse en cupcakes.

Molde circular: Hay muchas medidas de estos moldes: desde 6 cm, o menos, hasta 35 o 40 centímetros. Son importantes si lo que te gusta cocinar son pasteles redondos, pero no son necesarios a menos que quieras un pastel esponjoso y con una buena altura. Si no tienes un molde circular, puedes hornear tu masa en una charola lisa, y cortar el círculo con un cuchillo y una base circular.

Molde para panqué o rectangular: Además del panqué, este molde permite hornear pan de caja o colchones.

Batidor globo o batidora

Sabemos que una batidora fija es costosa y no siempre tan fácil de comprar, además necesita más espacio que un batidor globo, por ejemplo. Es necesario tener un batidor o batidora de mano o fija porque eso facilitará tu trabajo. Hay masas que requieren mucho aire para crecer o si harás merengue, es necesario un batidor globo y mucha fuerza en el brazo. Si está en tus posibilidades, una batidora puede ser tu nueva mejor amiga.

Pala, miserable y espátulas

Estas palas te ayudarán muchísimo a no dejar residuos de la mezcla en el recipiente y así evitar los desperdicios. Además, las palas o miserables te ayudarán a incorporar ingredientes, y las espátulas serán tus aliadas si quieres cubrir un pastel o un panqué con betún.

Batidor globo y espátula

Ahora que ya conoces los instrumentos básicos para la repostería, ¿por qué no te animas a preparar nuevas recetas? Hay cientos de opciones, algunas más famosas que otras, pero todas deliciosas. ¡Cuéntanos que vas a preparar hoy!

Please follow and like us: