Estos son los riesgos de cocinar con leña y carbón

A lo largo del país es común encontrar personas que cocinan con leña y carbón, lo que puede terminar en daños graves a la salud. Te platicamos más al respecto.

Por Gaby Vázquez

En México, hay más de 4 millones de hogares que utilizan la leña o el carbón para cocinar. Como consecuencia, esto transporta a los pulmones grandes cantidades de gases irritantes.Y la exposición al humo o al vapor durante mucho tiempo puede ser un factor para que las personas sufran Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

De hecho, el pasado 2020 más de 20 mil personas murieron por dicha enfermedad. Aunque la mayoría de quienes desarrollan este padecimiento es por el consumo de cigarros, recientemente se detectó que el 25%, no había fumado y, aun así, fueron víctimas de la misma.

La leña y el carbón, elementos de riesgo

El INEGI señala que 4.8 millones de viviendas utilizan leña o carbón, siendo Chiapas, Veracruz y Oaxaca los estados con más hogares dependientes de estos materiales. Si bien utilizar estos elementos para cocinar ya implica un riesgo, el hecho de que las casas no cuenten con un extractor de humo, como una chimenea, aumenta el riesgo.

Las mujeres y los niños son los más afectados por esta enfermedad, ya que son los que tradicionalmente pasan más tiempo en casa y cocinando.

El EPOC no es el único problema

Si bien el EPOC es el riesgo más grave al que nos enfrentamos al cocinar continuamente con leña o carbón, también existen otras enfermedades que corremos el riesgo de desarrollar. Por ejemplo, dolores de cabeza o irritación de los ojos, que puede derivar en un severo problema de cataratas y problemas de neumonía o respiratorios como enfisema pulmonar.

El sistema cardiovascular también puede resultar afectado, e incluso hay riesgo de padecer de insuficiencia cardiaca. Y si las embarazadas llegan a exponerse al humo de la leña o el carbón, los bebés pueden nacer con bajo peso y talla.

Soluciones lentas y alternativas

Sabemos que falta mucho para que esto deje de ser un problema. Sin embargo, hay fundaciones como la Fundación Caritas San Marón IAP y la Fundación Carlos Slim que en conjunto crearon un proyecto donde entregan estufas ecológicas que previenen todas estas enfermedades y la contaminación dentro de los hogares.

De acuerdo con la UNAM, estas estufas ecológicas son dispositivos eficientes, estéticos y menos contaminantes que las tecnologías tradicionales. Tienen tres partes: una cámara de combustión, un comal y una chimenea donde se desplazan los gases contaminantes. Estas ahorran un 60 por ciento de leña y contaminan menos el aire, lo cual también es un respiro para el medio ambiente.

Además, su costo es mucho más económico que una estufa tradicional; cuestan unos 800 pesos. Y pueden durar hasta 15 años. Esperemos que este tipo de alternativas se promuevan cada vez más para evitar más daños a la salud por cocinar con leña y carbón.

Please follow and like us: