Conoce los destilados que México le dio al mundo

Los destilados mexicanos se han convertido en un símbolo nacional que, con el paso de los años, han logrado romper las barreras de la mala fama. Todos igualmente valiosos -aunque algunos con menos popularidad- poco a poco se abren paso en las grandes mesas de todo el mundo.

Por supuesto que nos referimos al tequila y el mezcal, pero también al bacanora, raicilla, sotol, charanda, pox y el tuxca; la mayoría de estos, con protección de Denominación de Origen, otorgada por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Artesanales, complejos y 100% nacionales: aquí te contamos las características de los destilados que México le dio al mundo.

Bacanora

En el estado de Sonora crece un maguey muy peculiar que abunda en los barrancos, entre montes y montañas: agave angustifolia haw.

La primera mención de esta bebida remonta a la década de 1880, cuando un viajero francés intercambió coñac por una bebida alcohólica que llevaba este nombre. Al finalizar el siglo XIX, en Sonora ya se producían más de un millón de litros de bacanora, con una graduación alcohólica entre los 40 y 50 grados.

Con el paso de los años, esta bebida obtuvo su Denominación de Origen y comenzó a ser regulada para evitar la deforestación y mantener el control de calidad.

Actualmente, se puede disfrutar de la bacanora en cuatro tipos: blanco, joven, reposado y añejo. Su sabor es equilibrado entre dulce y ahumado, así como notas vegetales de pimientos verdes asados y recuerdos a tierra.

Raicilla

La raicilla es una bebida alcohólica mexicana que se produce en Jalisco y cuya elaboración depende de dos variedades de agaves: el agave lechuguilla y el agave raicillero, de las especies inaequidens y maximiliana.

Para su elaboración, los productores eligen piñas maduras, las jiman, limpian y tateman. Posteriormente, se cuecen en hornos a 130 grados, se muelen, se fermentan, se cuecen y se destilan. El resultado de este proceso resulta en una bebida entre los 36 y 45 grados alcohólicos.

Su sabor es dulce y aterciopelado, y se sugiere tomar en frío.

Charanda

Originaria del estado de Michoacán, la charanda es una bebida alcohólica que se obtiene de la destilación y fermentación del jugo obtenido de la molienda de la caña de azúcar y sus derivados.

Específicamente en la región de Uruapan, existe una larga tradición de cultivo de caña de azúcar. De acuerdo con la Agencia de Servicios a la Comercialización​ y Desarrollo de Mercados Agropecuarios, los suelos de esta zona le imprimen un sabor particular debido a la presencia de un gran número de volcanes extintos. Este sabor le es transferido a la charanda, misma que destaca por su aroma y dulzura.

En 2003, este destilado mexicano también obtuvo su declaratoria de protección de Denominación de Origen.

Fotografía tomada del Facebook del Gobierno de Uruapan

Sotol

El sotol es otra bebida destilada 100% mexicana. Esta se produce en los estados de Durango, Chihuahua y Coahuila, donde crece un maguey endémico de la región llamado Dasylirion wheeleri.

El proceso de elaboración consiste en recolectar y deshojar estas plantas; excavar y preparar el horno; cocinar las cabezas, macerarlas y fermentarlas, y luego destilar el producto para dejarlo listo para su consumo.

Su graduación alcohólica va de los 38 a 45 grados y posee un sabor ahumado, entre leña y tierra, que se invita a degustar solo o con hielo.

El sotol, una bebida que también cuenta con Denominación de Origen, ofrece cuatro variedades: blanco, joven, reposado y extra añejo.

Mezcal

El mezcal es una bebida mexicana artesanal que se elabora de distintas variedades de agaves, especialmente de Oaxaca.

Para obtener esta bebida es común que se seleccionen magueyes maduros, se desprendan las hojas, se partan las piñas en dos o cuatro partes y luego sean trasladadas a los hornos, donde permanecen entre 12 y 36 horas. Una vez cocidas, se llevan a los molinos donde, con ayuda de agua, se les extraen los jugos que luego son fermentados en tinas durante siete días o más. Estos jugos son destilados en una o más ocasiones y luego embotellados.

Cabe destacar que el mezcal se ha convertido en uno de los destilados más importantes de todo el mundo. Según la Secretaría de Economía de Oaxaca, de esta actividad dependen 16 mil personas de manera directa y 48 mil de manera indirecta en el estado.

De hecho, esta institución afirma que su popularidad ayudó a frenar la migración en los municipios oaxaqueños, ya que familias enteras regresaron de trabajar en la pizca de tomate y uva en Estados Unidos, para apoyar en la producción de este destilado orgullosamente mexicano ¡Enhorabuena!

Pox

El pox es un aguardiente que se produce en los Altos de Chiapas, con agua de manantial, caña de azúcar, maíz, piloncillo y salvado de trigo. Es común que a este destilado artesanal se le agregue infusiones de hierbas o frutas de temporada.

Aunque el pox es considerado un aguardiente, su graduación alcohólica no es predominante, por lo que la gente acostumbra a consumirlo solo o mezclado con otros ingredientes.

Tuxca

El Tuxca es un aguardiente que se obtiene de diferentes tipos de maguey salvaje, en los estados de Colima y Jalisco.

De acuerdo con el Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, el Tuxca adquiere su nombre del pueblo mexicano Tuxcacuesco, Jalisco, sitio donde lo utilizan para la elaboración del ponche de granada, de piña o de guayaba. Mientras que, en el estado de Colima, se sirve en verbenas, ferias y novenarios.

¡Hay que tomar el tuxca con medida! Este destilado mexicano cuenta con 45 a 60 grados de alcohol.

Tequila

El tequila es uno de los destilados mexicanos que se obtiene de los jugos extraídos del agave tequilana weber, variedad azul, que crece en los estados de Jalisco, Guanajuato, Nayarit y Tamaulipas.

Para obtenerlo se le quitan las hojas al agave, hasta quedar la piña o corazón; después de su cocción se le extraen los jugos y una vez fermentados se someten a destilación.

Dicho proceso se lleva a cabo dos veces para obtener una bebida pura, con graduaciones alcohólicas que van desde los 35 a los 55 grados.

El tequila puede dividirse en seis categorías: blanco, joven, reposado, añejo, extra añejo y cristalino, la creación más reciente. Conoce aquí las diferencias entre cada uno.

Cuéntanos cuáles son tus destilados mexicanos favoritos y no olvides consumir productos que apoyan la economía del país. Recuerda hacerlo con medida.

Please follow and like us: