Meat Sorority Vol. 2, mujeres que inspiran con historias de vida

En Meat Sorority volumen 2, las mujeres de la industria gastronómica contaron historias de éxito y fracaso que las impulsaron a alcanzar sus metas personales y profesionales.

En el segundo encuentro, que se llevó a cabo en Sobremesa, en la colonia Roma, cuatro mujeres compartieron sus experiencias: Teresa Rodríguez, editora del suplemento Buena Mesa, del periódico Reforma; Adriana del Castillo, gerente de ventas en Valle de MX, de Grupo XO; Carmen Huizapol, bartender en Café de Nadie, y Martha Ortiz, chef del restaurante Filigrana.

El encuentro contó la presencia de más de 30 mujeres que participan en el sector desde distintas aristas; entre ellas, periodistas, escritoras, fotógrafas, representantes de marca, sommeliers, chefs, propietarias y personas del mundo editorial, quienes disfrutaron de un gran banquete elaborado por la chef Mate Zorrilla.

Teresa Rodríguez: «Demasiado tarde para parar las prensas»

Teresa Rodríguez es editora del suplemento Buena Mesa, en el periódico Reforma; sin embargo, afirma que llegar a esta posición laboral no fue tarea fácil.

En su discurso, Teresa compartió que el 56% de la industria restaurantera está compuesta por mujeres que operan un restaurante, sin contar a todas las demás que impulsan la industria. Con esta cifra como introducción, la editora de Buena Mesa contó las veces en las que, las malas decisiones, errores y distracciones le costaron sanciones y suspensiones en el trabajo.

No obstante, gracias a esas experiencias, Teresa Rodríguez ahora destina sus jueves para concluir con éxito un cierre editorial que logra demostrar sus habilidades en el mundo periodístico. La enseñanza de Teresa es que de los errores se aprende y que los fracasos son necesarios para alcanzar tus objetivos.

Fotografía por Andrea Cinta, cortesía de Meat Sorority

Adriana del Castillo: “El día que me apagaron la línea de producción por ser mujer”

Adriana del Castillo, gerente de ventas en Valle de MX, de Grupo XO, es ingeniera en alimentos por la Universidad Autónoma Metropolitana, y una de las pocas mujeres en puestos gerenciales o directivos en ese ámbito.

En su ponencia, Adriana Compartió que, cuando trabajaba para una empresa de botanas y alimentos, tuvo la oportunidad de postularse para una nueva vacante; sin embargo, este puesto nunca había sido ocupado por una mujer, por lo que, al principio, se le negó. Después de varios intentos, pláticas y demostraciones de su capacidad, finalmente logró conseguirlo.

Al momento de entrar a la planta, Adriana se percató que todos los trabajadores eran hombres. “Las únicas mujeres trabajando en esa planta eran la asistente del director y yo. Es más, el único baño para mujeres era en la oficina del director”, narró.

Debido a esto, se le presentaron muchos desafíos. Uno de ellos fue cuando sus compañeros le apagaron la línea de producción bajo la premisa de que se trataba de un “reto”, el cual demostraba su inconformidad con la llegada de Adriana. Estos desafíos la impulsaron a esforzarse y demostrar su capacidad, y fue después de mucho esfuerzo y un trabajo duro, como Adriana pudo formar un gran equipo y lograr, con éxito, ser la mujer que es hoy en día.

Fotografía por Andrea Cinta, cortesía de Meat Sorority

Carmen Huizapol: “Cuando parece que todo puede salir mal, todo puede salir mal”

Carmen Huizapol es una reconocida head bartender en Café de Nadie. Ella admite que ha aprendido a abrazarse cuando las cosas salen mal; a tomar decisiones abruptas; a rodearse de personas que le hacen bien y a salir adelante de los fracasos. En su turno, esta imparable bartender contó las veces en las que parecía que «todo iba de mal en peor» y que, a pesar de los esfuerzos, sus proyectos terminaban en fracasos.

Carmen también compartió que el fracaso emocional toma un papel importante en la vida laboral, que es importante rodearse de personas que te ayuden a progresar, te echen porras y se sumen a ti. Con esta plática nos demostró que el conocimiento es la base de todo lo que uno quiere, que del fracaso se aprende, y que hay momentos que marcan tu vida, y hay que aprender de ellos.

Fotografía por Andrea Cinta, cortesía de Meat Sorority

Martha Ortiz: “Por siempre Águila y Sol, la sazón del dolor”

Para cerrar con broche de oro, se contó con la presencia de la inigualable y reconocida chef Martha Ortiz, quien nos llenó de sentimiento con su relato acerca del fracaso. Al presentarse y agradecer la invitación, la chef externó: “Y como yo siempre lo he dicho: a romper el techo de caramelo señoritas, todas, y todas juntas”. Así, invitó a las asistentes a ver el fracaso de muchas formas, desde lo que enseña y no enseña.

Su lado feminista brilló al explicar que en la vida no hay grandeza sin antes vivir grandes tragedias. “De alguna manera con eso nos sazonamos todas las mujeres en este país, con una desigualdad brutal de oportunidades, de educación, de muchas cosas. Pero creo que hasta que no estemos unidas, que alcemos la voz todas juntas, el patriarcado no va a terminar”, dijo la chef.

La chef Martha Ortiz creó “Por Siempre Águila y Sol, la sazón del dolor”, una narración de cuando le arrebataron el restaurante que llevaba dicho nombre y cómo la industria, representada por hombres famosos y poderosos, le dio la espalda.

“Decidí, con mi encantador equipo, no cerrar las Navidades. Para repartir después del Año Nuevo roscas de reinas magas, con todo y muñequita, a nuestros comensales. Que me miraban fijo con sorpresa y, un poco, con sabor a enojo que quebranta la tradición. No terminó el mes de enero con el número infinito ocho, cuando el águila fue flechada y cayó del cielo a la tierra con comensales dentro de su reino y siempre terrizo. Y con el nombre de un independentista, como Miguel Hidalgo, las campanas sonaron y decidieron clausurar ese recinto por falta de un solo lugar de estacionamiento”, narró Martha.

Fotografía por Andrea Cinta, cortesía de Meat Sorority

La chef compartió la historia de principio a fin, sin dejar ningún detalle en el olvido. “Esa noche, recibí la visita y el abrazo enérgico de una amiga, gran personaje mexicano. Medio llorar, no podía parar, el dolor era tan profundo que ella me preguntó, tomándome con fuerza por el brazo: ‘¿Por qué lloras?» Le contesté: ‘Porque lo perdí todo’; recuerdo sus palabras como si me explicara una y otra vez una receta ‘Tú no perdiste nada, lo traes puesto’.

Para finalizar, la chef Martha Ortiz compartió también su sentir respecto a la forma en la que nuestro país le dio la espalda. “Ahora mi vida me llevaba a edificios de procuración de justicia; a notarios; abogados; contadores y fiscalistas de la proclamación de la quiebra y la pérdida total del patrimonio. Junto con la dificultad de pagar las rentas, el valor de cada peso y el peso de cada lágrima. La sazón de la injusticia, la herida del universo femenino, esta cocinera le ponía pétalos con maestría a las tortillas como ofrenda al disco solar. El dolor de una mentora con la promesa de seguir siendo guerrera de peso completo y de sabores excelsos; la mujer decepcionada de un sistema que no la quiso ver y mucho menos cuidar”, explicó.

Próximos encuentros

Meat Sorority logra dar voz y espacio a las mujeres en la industria. Esta iniciativa, creada por USMEF México, conecta a mujeres trabajadoras, con sueños y con metas para crear un diálogo y nutrirse de conocimiento, mutuamente.

Este proyecto continuará todo el mes de marzo, con distintas actividades para seguir fomentando una red de mujeres:

  • El jueves 17 de marzo a las 11:00 am, vía zoom, habrá un workshop de finanzas para mujeres impartido por Brenda Gómez, especialista en finanzas personales e inversión. Puedes registrarte aquí.
  • El miércoles 23 de marzo a las 7:00 pm, se tendrá un evento llamado “Noche de taqueras” en el restaurante Alay Alay. La venta al público será por reservación a través de las redes sociales de Alay Alay.
  • El domingo 27 de marzo tendrán el evento “Smoked Riders” en colaboración con Harley Davidson. Se trata de una rodada de mujeres motociclistas. Es importante mantenerte pendiente de las redes de USMEF México para ganar una entrada a este evento.
Fotografía por Andrea Cinta, cortesía de Meat Sorority
Please follow and like us: