Mandoka: relatos que dan voz a los ingredientes

María Paola Núñez, creadora de Mandoka, nos platica acerca de este emprendimiento lleno de creatividad, historias, feminismo y recetas que cobran vida.

La romántica y apasionada emprendedora, María Paola Núñez, trae consigo la creación de un proyecto innovador: Mandoka, un espacio donde podrás encontrar recetas con toques artísticos, relatos que parecen salidos de un cuento y pinturas de óleo que plasman las recetas a elaborar. En este diario culinario, se busca envolver al lector en una fantasía que abarca los cinco sentidos.

María Paola, creadora de Mandoka, es egresada de la carrera de Administración Hotelera y amante de la cocina y la literatura. María Paola platica en entrevista con Culinaria Mexicana la forma en la que este proyecto se alineó con sus pasiones más grandes.

“Mandoka saca el lado romántico que tenía dentro de mí. Siempre me ha gustado cocinar, escribir, leer y pintar, pero son actividades que hacía cuando estaba sola en mi casa. Era ese lado de mí que la gente no conocía antes. Ahora, se volvió mi parte introvertida, pero la que decido compartir con el mundo, la que exalta todo lo que antes hacía cuando estaba sola”, explica Paola.

El nacimiento de Mandoka

Los inicios de Mandoka empezaron exactamente en mayo del 2020, con el primer post en Instagram; sin embargo, María Paola llevaba trabajando en un blog de recetas desde hace aproximadamente 10 años. Por la pandemia, decidió ocupar su tiempo libre en algo que le apasionara; en ese momento se encontraba en Nueva York y lo único que tenía por hacer era cocinar.

Al empezar a cocinar, se dio cuenta que era algo que quería compartir con sus amigos y familiares. Por eso, decidió subir a su cuenta personal de Instagram las recetas que preparaba. Poco a poco, su circulo social comenzó a mostrar interés en estas recetas, buscaban compartirlas, saber más de ellas e, incluso, se volvió una nueva forma de conectarse con ellos.

Fotografía por Ximena Ibáñez cortesía de Mandoka

Al principio únicamente se veían recetas escritas y fotografías del producto final. No obstante, María Paola siempre buscó un diferenciador. Ella no quería que la descripción de éstas fuera simple. “Yo quería que fuera algo más original, un poquito más sofisticado y poético. Y fue con una receta de poro y papa que se me ocurrió decir que era ‘Un plato delicado, de sabores suaves. Incluso agregué que, si tuviera género, éste sería femenino’. En ese momento, la personalidad del plato salió a la luz», explica la emprendedora.

¿De dónde viene toda esa inspiración?

Para la creadora de Mandoka, inspirarse no proviene de un solo lugar. Incluso, muchas veces llega por sí sola a través de ingredientes, historias, familiares, personajes, libros o películas. Hay veces en las que, durante el proceso de cocina, algo la inspira a escribir sobre eso, puede ser un solo ingrediente.

“Un ejemplo es el video que fue el que se hizo viral: peras al vino tinto. Cuando estaba pelando esas peras, lo primero que pensé fue que la forma que tienen emulaban una mujer. Y cuando le agregué el vino tinto y lo vi tan brillante, pensé ‘claro, es una mujer hermosa y voluptuosa hecha en comida’, y ahí surgió mi idea de escribir sobre eso. Sobre una mujer muy trabajadora e inteligente. Y que, desafortunadamente, la subestiman por su físico, piensan que solo por ser guapa y hermosa no sirve para más”, cuenta.

Así como se puede encontrar inspiración en ingredientes, también la encuentra en familiares, amigos y libros. Otro ejemplo es la historia de la receta del Affogato. Que, cuenta, nació gracias a la ilustración de un libro. Dentro de éste se encontraba una pintura de señoras vestidas de manera muy elegante, con sombreros de pluma y que estaban sentadas en un restaurante de los años 20. Al fondo de la pintura se apreciaba un señor calvo, fue entonces que la imaginación de María Paola comenzó a divagar y a adentrarse a la pintura. Se percató que mientras veía esta pintura, se imaginaba perfectamente la vida de estas personas y decidió plasmarlo con un Affogato.

Talleres llenos de experiencia

Mandoka proporciona talleres de cocina, para las personas que quieran conectarse con la naturaleza y el arte culinario. La mayoría de estos son en Arca Tierra, una empresa ubicada en Xochimilco dedicada a producir y comercializar productos orgánicos, así como experiencias de turismo gastronómico y la preservación del ecosistema.

María Paola comentó que sus talleres son en dos horarios: al amanecer y otro un poco más tarde. “Los talleres que son al amanecer son una experiencia mística. Tú llegas sobre la trajinera, disfrutando de un espacio mucho más tranquilo, silencioso, con vistas espectaculares y con el agua por debajo, reflejando la luz como espejo. Eso, por sí mismo, es una experiencia completamente hermosa. Luego, cuando llegas a la chinampa, tus ojos no pueden creer que sigues en la Ciudad de México, te sientes en un lugar completamente diferente, lleno de riqueza. Cuando llegas es un paraíso verde, lleno de árboles, verduras y cosecha, todo comestible; una experiencia completamente rústica. Gran parte de la materia prima se cosecha del huerto, para que puedan sentir que están comiendo del huerto a la mesa”.

Fotografía por Pablo Antolí cortesía de Mandoka

El precio estándar de estos talleres es de $1,500. Sin embargo, hay talleres en los que Mandoka ha participado de la mano de Casa Madero. Estos, al incluir vino ilimitado para los maridajes, sube el precio $150 más. La duración de estos talleres es de entre cuatro y seis horas; de las cuales, tres horas son de cocina y las demás están destinadas a tours de la chinampa, bienvenida y despedida.

Para enterarse acerca de los talleres, se necesita visitar el sitio de Mandoka, o bien, son publicados en sus redes sociales. Dentro del sitio se verán los talleres activos del momento. Asimismo, son publicados en la página y redes sociales de Arca Tierra.

Fotografía por Pablo Antolí cortesía de Mandoka

Delantales: un proyecto familiar

La mente innovadora de María Paola viene acompañada de la creatividad de su madre. Mandoka también cuenta con productos a la venta, específicamente de mandiles de lino. Esta idea provino de la mente de su madre. “Yo recuerdo mucho llegar a mi casa y encontrar a mi mamá convirtiendo un pareo viejo en un mandil, era algo que hacía desde hace años. Y cuando empecé Mandoka salía de viaje y al llegar a mi cuarto, veía que mi mamá ya me había hecho un mandil con una camisa vieja color vino. Estos mismos mandiles salían en mis videos”, nos comparte María Paola.

Fotografía por Pablo Antolí cortesía de Mandoka

Fue entonces que la audiencia de Mandoka empezó a preguntar de dónde provenían esos mandiles que su creadora portaba en los videos. En ese momento, se le ocurrió a la madre de María Paola empezar con este proyecto, pensados principalmente para los espectadores de la cuenta. “Es un proyecto que ella empezó y desarrolló, y a la gente le está encantando”.

El concepto creativo detrás de esto fue inspirado en árboles de fruta, que dio como resultado la primera colección: Cítricos. En ésta, los delantales tienen como nombre distintos árboles frutales, como pomelo, limonero, quinoto, entre otros.

Fotografía por Pablo Antolí cortesía de Mandoka

“Nosotras compartimos que estos mandiles no son para uso rudo. Son pensados para las personas que se quieren sentir cómodas y ver presentables al cocinar en su casa. No queríamos que el delantal se llevara la atención, queríamos que la ropa de las personas también luciera debajo del delantal. Para que, tanto el delantal, como la ropa, jueguen en armonía”, añadió.

Todos estos delantales pueden comprarse directo en mandoka.shop y su costo oscila entre los $600 y $1,200.

El futuro de Mandoka

Mandoka busca seguir creciendo y generar nuevo contenido. Su creadora platicó acerca de un posible libro impreso, un cambio de set para los videos y muchas novedades para su línea de mandiles.

Asimismo, busca empezar su canal de Youtube para invitar a sus seguidores y espectadores a esperar mucho contenido, recetas nuevas y sorpresas por ahí.

“Esa es la tirada, haga lo que haga, quiero seguir creando y seguir teniendo presencia en redes sociales. Sobre todo, gratuita, que cualquiera pueda acceder”, concluyó.

Processed with VSCO with a4 preset

En definitiva, este proyecto está repleto de innovación, romance y sentimientos. Su diferenciador radica principalmente en las historias que María Paola comparte con cada receta. La narrativa de Mandoka ayuda a darle voz a los ingredientes y los sentimientos que traen consigo.

“La gente no se queda solo por el story telling de los videos, a la gente le gusta Mandoka por cómo los hace sentir. Ese es el verdadero diferenciador, el que está enmascarado con ese story telling, el hecho de que Mandoka logra moverte emocionalmente”.

Please follow and like us: