Tequila plata, reposado, añejo y cristalino: conoce las diferencias

Expertas en la materia explican las características, diferencias y las nuevas tendencias que giran en torno al tequila, uno de los destilados más queridos de México.

El tequila es una bebida espirituosa, con Denominación de Origen y orgullosamente mexicana, que ha logrado traspasar fronteras debido a su refinado proceso de elaboración y, por supuesto, a su delicado sabor a agave; sin embargo, optar por un favorito no es tarea sencilla ya que, en ocasiones, la falta de información nos dificulta elegir la mejor alternativa en el universo de posibilidades.

En entrevista, las expertas en la materia Karla Delgadillo, gerente de Tequila Tres Generaciones, y Ximena Valderrama, gerente senior de Tequila y Mezcal de Grupo Beam Suntory, aclararon nuestras dudas, explicaron las diferencias, hablaron de las nuevas tendencias y derribaron los mitos que giran en torno a este destilado mexicano.

Las diferencias los hace únicos

Los tequilas se dividen en categorías, de acuerdo con su proceso de elaboración. Cada uno de ellos, cuenta con diferentes sabores, colores e, incluso, graduación alcohólica. Karla Delgadillo afirma que ninguno es mejor que otro, pues cada uno posee cualidades distintas.

Tequila Plata

“El tequila blanco o plata no tiene añejamiento, por eso no tiene color, las diferencias en color radican en el tiempo de añejamiento en barrica. En el caso del blanco, pasa máximo un mes y medio”, explica la experta.

El tequila plata es completamente fresco, herbal, con toques cítricos y florales, pues no adopta ninguna nota a madera, a diferencia de los que sí son añejados.

Maridaje: Al ser un tequila cítrico y herbal “acompaña bien a alimentos fríos con toques de acidez, como los mariscos; también es adecuado para los sabores suaves y los condimentos ligeros”.

Tequila Reposado

Delgadillo cuenta que los tequilas reposados permanecen en barricas un lapso de cuatro a seis meses, y es por ello que empiezan a obtener ese color dorado o de oro pálido.

“Por el mismo tiempo de añejamiento, ya tiene una nota más densa, más cálida y ligeramente picante. No es que se le añadan especias, picante, ni nada, todo estos sabores y aromas los absorbe de la madera que está previamente preparada”.

Maridaje: La experta recomienda maridar el tequila reposado con alimentos un poco más condimentados, como animales de caza, pollo o codorniz.

Tequila Añejo

El tequila añejo pasa 12 meses en barrica, “ésta le da un color más obscuro o ámbar; las notas ya son más amaderadas, un poco más densas y acarameladas. Al final del proceso, ya empieza a soltar estos sabores que se traducen en azúcar y, aunque pareciera que tiene caramelo, no es así”.

Maridaje: Las expertas recomiendan el tequila añejo con platillos con mucho condimento; cortes de carne; pescados de sabores intensos; moles, y postres elaborados a base de vainilla y frutos secos. “Esa nota amaderada va muy bien con algo más denso y condimentado que con los tequilas mencionados anteriormente».

Tequila Cristalino

Karla Delgadillo explica que, dependiendo la marca y la destilería, son las mezclas con las que se hacen los cristalinos. “Un cristalino puede ser reposado, puede ser un añejo o una combinación. ¿Qué pasa con los cristalinos? Tal cual estás extrayendo el color del tequila, pero dejando la misma esencia».

Maridaje: Al ser un tequila dulce y suave, con toques a vainilla y nuez, se puede mezclar con postres cítricos, cremosos, con vainilla o chocolate; también puede ir con quesos o carnes frías, entradas con mariscos o carnes al carbón.

Cristalinos se suman a la tendencia

La embajadora de Tres Generaciones agrega que, fue debido a las tendencias en los destilados y en el mundo de la coctelería, como se crearon los tequilas cristalinos. El tequila cristalino tiene la esencia de un reposado, un añejo o una mezcla de ambos, pero sin el color ámbar que los caracteriza.

Por su parte, Ximena Valderrama cuenta que “la gente tenía cierto rechazo a los añejados; en primera porque son más fuertes que los tequilas platas y, en segunda, por el color, pues en muchos estudios salía que las personas creían que les iba a quemar la garganta”.

Quitan el color para que no exista ese rechazo, para que puedan llegar mujeres a la categoría y sea más suave que un añejo».

El Tequila Tres Generaciones, añade Karla, tiene un proceso único de filtrado para extraer el color del tequila añejo. Para logar el resultado se utiliza 20% de carbón activado y 80% de tierra de diatomeas, es decir, una arena muy finita que se obtiene de algas y fósiles marinos.

“Imagínate que estás en un reloj de arena y pones ahí el líquido añejo y de filtro pones tierra de diatomeas. Se filtra el líquido para extraer o limpiar el color de una manera sutil. El proceso con el carbón activado es más abrasivo y puede dañar el sabor del tequila y, por eso, hay quienes agregan saborizantes, vainillas y otros azúcares”.

Los estigmas del tequila

Ximena Valderrama afirma que extraer el color del tequila cristalino es una tendencia que está hecha para captar mujeres y hombres que en ocasiones prefieren optar por un whiskey o cualquier otro destilado, porque creen que el tequila “es demasiado fuerte”.

“La historia de México está muy entrelazada con la historia del tequila. El tequila se posicionó desde hace 200 años como una bebida para machos, un destilado que entre más raspara mejor. Fue a partir de los años 90, cuando la categoría comenzó a contratar a equipos muy buenos de marketing para hablarle a un grupo más amplio de gente”, expone Ximena Valderrama.

Si bien, el tequila es un destilado que ha cobrado auge, hace algunos años esta bebida era percibida de baja categoría y los consumidores de alcohol preferían whiskey, vodka o coñac.

Todos esos tabúes se están rompiendo, porque estamos enseñando al consumidor que el tequila no solamente está hecho para el macho mexicano o cierto nivel socioeconómico, sino también puede haber tequilas muy premium, con un proceso de producción muy refinado y que podemos competir con bebidas de todo el mundo, como el coñac, el whiskey escoses o el whiskey japonés».

Las expertas invitan a los consumidores del tequila a conocer las diferencias, degustarlo poco a poco, acompañarlo con alimentos y no solo como aperitivo, digestivo o en los famosos shots. Recuerda que este destilado es orgullosamente mexicano y su proceso de elaboración implica años de trabajo para alcanzar los resultados deseados.

«Hay que ser patriotas, perderle el miedo y aprender sobre el destilado oficial de México», invitan las entrevistadas.

Please follow and like us: