Cinco dulces regionales de Oaxaca que endulzarán tu día

Los dulces regionales de Oaxaca son apreciados en todo el mundo por su proceso de elaboración completamente artesanal y el uso de ingredientes locales, que los hacen únicos. ¡Te invitamos a descubrirlos!

México es un país que se caracteriza por su gran variedad de dulces típicos, elaborados de manera artesanal. Actualmente, es común encontrar distintas variedades en las calles o mercados de diferentes puntos de la República, y Oaxaca no es la excepción.

Su origen data de la época prehispánica, época donde tomaban el dulzor del sabor de la miel de maguey, la hormiga mielera, la cala de la planta de maíz y la abeja pipiola. En aquel entonces ya existían las alegrías de amaranto y pinole; sin embargo, fue con la combinación de costumbres europeas con las indígenas como se creó una identidad que adoptó diferentes ingredientes, técnicas y preparaciones.

Oaxaca cuenta con una gran diversidad de antojos azucarados, entre los cuales, destaca el chocolate oaxaqueño. No obstante, existen diversos dulces regionales de Oaxaca listos para saciar tu antojo. Aquí te platicamos de cinco de ellos.

Nenguanitos

Este dulce típico de Oaxaca se prepara con una masa elaborada con harina de trigo, manteca de cerdo, bicarbonato de sodio, levadura y agua. Se forma un rollo alargado que después se corta en rectángulos pequeños, se aplastan con el dedo y se hornean hasta que se doran. Cuando están fríos, se fríen en manteca de cerdo o aceite, después se pegan en forma vertical sumergiéndolos en una miel de azúcar y agua.

Marquesote

Los marquesotes oaxaqueños son panes de dulce de color amarillo, de masa sumamente porosa y crujiente. Estos suelen venderse por rebanadas. Son preparados batiendo claras de huevo y añadiéndoles las yemas (las cuales son las que aportan ese color amarillo), azúcar y harina de trigo.

En el Istmo de Tehuantepec suelen servirse con chocolate-atole. De igual forma, suelen decorarse con turrón formando cruces o los nombres de los novios en caso de una boda o, en dado caso, con merengue.

Empanadas de lechecilla

Especialmente durante la época de Semana Santa, las empanadas de lechecilla son muy famosas en Oaxaca. La lechecilla por sí sola, es muy similar a la crema catalana o crème brûlée. Las empanadas son horneadas y cuentan con una textura parecida a la de los polvorones, después de ser rellenas y horneadas, se pasan sobre una cama de azúcar y canela.

Cocadas

Las cocadas son dulces hechos de coco rallado o molido, cocido con azúcar o piloncillo que, dependiendo de la región, pueden tener más ingredientes y distintas formas y texturas.

En el caso de las cocadas oaxaqueñas, éstas son preparadas en hornos. Son hechas a base de coco rallado, agua de coco, azúcar, leche, yemas de huevo y ron. Su textura es suave y se adornan con almendras, pasas y canela.

Gollorías

Estos dulces tradicionales de Oaxaca son hechos de nuez, azúcar y agua; estos ingredientes se preparan en un cazo de cobre, hasta que se cuece el azúcar con el agua hasta obtener una miel espesa y oscura. Posteriormente, esta preparación se extiende sobre papel encerado y se cubre con nueces peladas. Se podría decir que estos dulces regionales tienen una apariencia de palanqueta redonda.

La variedad de dulzura que hay en Oaxaca es inigualable. Definitivamente estos cinco dulces regionales son solo una pequeña probada de lo que esta grandiosa gastronomía brinda para encariñarse de ella.

Please follow and like us: