Cafés chinos en México: una tradición familiar que lucha por sobrevivir

Los vemos con frecuencia, sabemos que son accesibles y con un menú muy atractivo, pero no conocemos la historia de los cafés chinos.

Por Isabel March

Se cree que el primer grupo de chinos llegó a México en 1875, según los registros del Archivo General de la Nación, Registro Nacional de Extranjeros en México (AGNRNEM). Esto dentro del registro legal, ya que también se cree que muchos entraron de forma ilegal por Estados Unidos. Para 1910, la comunidad china era de alrededor de 8,000. La segunda oleada llegó en 1920, que fue cuando se dieron cuenta que tenían una oportunidad en nuestro país y aceptaban todos los trabajos con tal de permanecer en México. En su mayoría eran obreros trabajando en las fronteras en la construcción de trenes, después en la explotación del petróleo. Es por eso que hay muy buena comida china en el norte del país.

Una vez que terminaron las construcciones de los ferrocarriles, muchos de ellos se quedaron sin trabajo y comenzaron a establecer otro tipo de negocios, entre ellos lavanderías o restaurantes.

Los cafés chinos, surgieron en los años 40

Aunque la comunidad china lleva en México más de 145 años, los cafés chinos no salen a la luz si no hasta los años 40, antes de esto, si los negocios tenían nombre chino eran mal vistos, y en los años 60 cuando llega la segunda oleada de inmigrantes al país, estos exiliados del partido Comunista; es cuando comienzan crecer aún más como comunidad.

Los cafés chinos nacen más o menos por esa época, sin saber a ciencia cierta cuándo fue el primero. Estos cafés eran conocidos por ser muy muy baratos, con unos cuantos centavos alcanzaba para un café, pan dulce, arroz y/o frijoles.

En un inicio estaban solamente en las colonias del Centro, pero con los años se fueron expandiendo hacia otras partes de la ciudad, como la colonia Roma en la calle de Álvaro Obregón, en Coyoacán, Revolución y los famosos chinos de Tacubaya, entre otras.

Y, ¿su menú?

Tuvimos oportunidad de platicar con uno de los comensales que nos encontramos por ahí en el Café Kowloon (ubicado en Av. Revolución): “La verdad es que el servicio no es bueno, pero la comida es muy rica y no tan cara, además nos queda cerca para cuando nos da flojera cocinar”, comentó Juan Antonio González, cliente frecuente del establecimiento, que no ha podido asistir debido a la pandemia, pero sigue pidiendo para llevar.

Ahora, con la pandemia, algunos cerraron por completo, sin embargo, otros continúan operando con servicio a domicilio (en área limitada) y comida para llevar.

Uno de los más grandes atractivos de estos cafés es su amplio menú. Tiene comida china muy básica como chop suey, chow mein, pollo kung pow, cerdo en salsa agridulce, rollos primavera y algunos otros platillos y además tienen comida tradicional de cafetería mexicana como chilaquiles, huevos en distintas modalidades, enchiladas y demás gustos locales. Además de su conocido pan dulce recién horneado y su café.

¿Cuál es tu café de chinos favorito?

Please follow and like us: