Las flores comestibles que México le dio al mundo

En México tenemos una enorme variedad de ingredientes para todo tipo de creaciones culinarias, y las flores comestibles no son la excepción. Conoce las distintas variedades que México le dio al mundo.

Las flores comestibles son ingredientes que pueden cambiar el sabor y el aspecto de cualquier platillo. Éstas luchan por sobresalir dentro de la preparación ¡y vaya que lo hacen!

Según un artículo del Ciencia y Desarrollo del Conacyt, en el mundo existen de 70 a 100 tipos de flores utilizadas en la gastronomía y, de todas ellas, encontramos al menos 50 diferentes variedades disponibles en México. Los aztecas utilizaban las flores no solo para comer, sino también para sus ceremonias; esto las convertía en parte fundamental de la vida diaria de los mexicas.

Entre las más populares estaban: itzcuinyolloxúchitl (magnolia); eloxochicuáhuitl (magnolia); teunacaztli (guanacastle) y tecomaxuchitl (copa de oro), para las bebidas hechas con base de cacao. Además, algunas otras como la flor del maguey, frijol o cempazúchitl para los platillos salados.

De acuerdo con el libro 100 cosas de México para el mundo de la Semarnat, el girasol proviene de nuestro país y, aunque no es propiamente una flor que se utiliza para cocinar, es una flor de la que extraen aceite para preparar distintos platillos. No podemos dejar fuera la hierba santa y el laurel, ambos para dar sabor a nuestras creaciones.

Tabla obtenida del artículo «Flores comestibles como acervo cultural mexicano» de Ciencia y Desarollo del Conacyt

Flores comestibles en el mundo

Las flores y sus componentes no son exclusivos de México, aunque pueden darse en nuestras tierras. El azafrán es proveniente del sudoeste asiático, sin embargo, actualmente casi todo el mundo produce la flor que da los estambres del popular oro rojo. Los clavos de olor son también parte de una flor, estos son los botones que se retiran y se secan para dar esta popular especia. Proveniente del Mediterráneo, el azahar comenzó a popularizarse y ahora es fundamental en la preparación de pan de muerto en nuestro país. Tampoco podemos olvidar a las alcachofas, que en realidad son una flor y son muy populares alrededor del mundo.

Las flores en la actualidad

Seguimos utilizando flores comestibles para nuestros platillos. Un gran ejemplo son los quelites, los cuales tienen alto contenido en hierro, vitaminas y minerales, benéficos para el cuerpo. Muchos cocineros rescatan estos ingredientes y los llevan a los más altos estándares, además de que son muy asequibles. Los huauzontles siguen siendo un tipo de flor muy consumida en época de lluvias. También utilizamos muchas para infusiones como manzanilla, lavanda, toronjil, jamaica o azahar. Otra de las flores que utilizaban nuestros antepasados y se siguen comiendo hoy en día son los garambullos y las flores de maguey, que tradicionalmente se comen rellenas, capeadas o a la mexicana.

Chefs mexicanos amantes de las flores

Ya vimos que las flores no solo lucen bien, también le aportan sabor, color, frescura y propiedades al plato. Por eso, hay muchos chefs utilizándolas. Este es el caso del chef Edgar Nuñez del restaurante Sud 777, que es mundialmente famoso y reconocido por su cocina mexicana contemporánea, que incluye diferentes variedades de flores y vegetales.  

Otro ejemplo es Jorge Vallejo de Quintonil, quien no solo en el nombre lleva a estas flores, sino también las incorpora como decoración en algunos platillos. También está Manuel Rivera, de Tierra Adentro Cocina, que con sus platos te lleva a conocer el país y con sus brotes te regala un toque de frescura en cada bocado.

Las flores nos acompañan día a día, en las quesadillas de flor de calabaza, en la infusión de la tarde o en las bebidas tradicionales como el tejate que está hecho con flor de cacao. Muchas de estas flores también se utilizan en otros aspectos como la brujería. ¡Disfrútalas!

Please follow and like us: