La dieta tradicional mexicana, un tesoro saludable

Hoy en el Día Mundial de la Salud te invitamos a conocer los beneficios de mantener una dieta a base de ingredientes de la triada mesoamericana.

El consumo de los productos de la triada mesoamericana −conformada por el maíz, el frijol y la calabaza− aportan nutrientes, energía y buena salud. Esta dieta ha sido parte fundamental de la alimentación de varias culturas indígenas, ya que la combinación de granos, verduras y leguminosas son parte fundamental para lograr una alimentación balanceada, diversa y completa.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad dio a conocer la importancia de recuperar la forma de alimentación de nuestros antepasados, conocida como la dieta tradicional mexicana. Ésta cuenta con un gran consumo de verduras y frutas, así como azúcares, proteínas y grasa de origen animal en cantidades moderadas.

Los productos de la milpa

La dieta tradicional mexicana prevaleció por cientos de años. La base de alimentación en las aldeas que florecieron en el área mesoamericana fueron el frijol, maíz, chile, calabaza, nopales, tunas y pitahayas. Es importante destacar que hace 30 años aproximadamente, se basaba también en la diversidad producida en agroecosistemas tradicionales como la milpa.

Asimismo, en la cocina mesoamericana no solamente se utilizaban plantas típicas de las distintas localidades y productos de la tierra, también existían diferentes maneras saludables de cocinar. La Secretaría de Bienestar compartió que, algunos registros demostraron la preferencia de nuestros antepasados por la cocción de los alimentos al vapor; este método permite la conservación de todos los nutrientes; minerales; vitaminas; preserva el sabor; la textura y el aroma original.

En la cultura mexicana, la relación que existe entre alimentos y salud cuenta con una cercanía inmediata con el bienestar de la persona. En pocas palabras, la alimentación define nuestro estado de salud.

Las y los sembradores trabajan día con día para preservar estos alimentos, enfocándose en priorizar el campo mexicano. Inclusive, esta gran diversidad de especies e ingredientes que forman parte de nuestra gastronomía contribuyó a considerarla como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Hoy en día, debido a la gran oferta gastronómica de nuestro país, en ocasiones se vuelve difícil acceder a los alimentos del campo. Sin embargo, es importante impulsar la compra y venta a través de los pequeños productores. Gracias a ellos, se ha conservado la tradición de cultivar y colectar especies tradicionales de nuestra agrobiodiversidad, muchas de las cuales se han ido olvidando poco a poco en la dieta urbana.

Consulta esta lista de nueve productores que te acercan con el consumo local y, al mismo tiempo, te permiten contribuir a una dieta saludable.

Please follow and like us: