Garri´s Hot Chicken: Comfort food en la Roma Norte

La comfort food no tiene reglas, dicen en Garri´s Hot Chicken, un nuevo restaurante de la CDMX que se basa en pollo frito y otras delicias calóricas y que traen buenos recuerdos del recetario sureño.

“Comfort food es todo con lo que haces yum yum yum”, explicaba Liza Minelli en los años 70 a una columnista de gastronomía. La actriz y cantante se refería, mientras hacía mímica con sus labios, a una hamburguesa con queso y papas a la francesa.

Hasta entonces, el término “comfort food” se reservaba a los alimentos fáciles de digerir para bebés o los convalecientes, pero parece que debemos a la estrella de Cabaret su acepción actual: un platillo calórico, que sabe bien y satisface el alma y el cuerpo.

También es un alimento muy personal: para muchos, una comfort food puede ser un plato de spaghetti con mantequilla, una orden papas a la francesa con una malteada -sopeándolas, incluso, admite más de un amante de la cocina gourmet en voz baja-, un picadillo de carne o un taco… “O un pollo frito con mac n´cheese, que para nosotros es la quintaesencia de la comfort food”, dice Adrián Gioia, uno de los socios de Garri´s Hot Chicken, nuevo restaurante sobre la calle Querétaro, en la Roma Norte

Para Adrián, no hay fórmulas fijas: “la Comfort Food es la que a uno le gusta, simple, bien hecha y que se te quede en la cabeza… Es ese platillo que puedes probar una y otra vez y no te cansas, te trae buenos recuerdos y, personalmente, creo que es perfecto para disfrutar acompañado, una comida que sabe incluso mejor si se come con las manos, rodeado de amigos… Como un sándwich de pollo frito y una cerveza fría”, cuenta.

Pollo frito con y sin piel

Junto con Andreína Behrens, Adrián ideó el concepto de Garri´s Hot Chicken: comfort food basada en el recetario “soul” del sur de los Estados Unidos, sin olvidar la influencia de la cocina mexicana y coreana. Así, la estrella de Garri´s Hot Chicken, el pollo frito sin piel, se multiplica en opciones: en sándwich, en sliders -hamburguesas pequeñas, de pollo frito-, en formato de pechuga empanizada -”chicken tenders”-, todo acompañado con salsas caseras: mexa -con cilantro-, Nashville, coreana -una versión aggiornada de la Goyuchang con chiles fermentados- y salsa barbecue. Para quien extrañe el sabor de la piel de pollo, la carta incluye chicken skins, un chicharrón de pollo con salsa casera hecha con miel y vinagre de chiles. O los clásicos aderezos de queso azul o ranch, todo elaborado en el día y a la vista de los comensales.

Por supuesto, en la carta de este restaurante ambientado como un dinner sencillo se sirven, como platos fuertes o para acompañar, un cremoso mac n´cheese que se deshace en la boca, ensalada de col y papas a la francesa. Un párrafo aparte merecen los pepinillos fritos, inspirados en la receta del restaurante Jacob´s Pickles de Nueva York, que en Garri´s se sirven con salsa casera, una especie de mayonesa reversionada. “Se dice que los primeros pepinillos deep fry se sirvieron en un restaurante del estado de Arkansas, a fines de los años 60”, cuenta Andreína. 

Postre comfort

Para refrescar la garganta, en Garri´s Hot Chicken se sirven refrescos, malteadas y cervezas Hércules -Pilsner, Vienna, Ipa, doble Ipa, Stout, entre otras-. Y como la comfort food puede ser salada o dulce, una mezcla de ambas, o lo que a uno se le antoje, los postres tienen aquí su lugar especial: en el menú destacan las Oreos fritas, recubiertas en una masa que se fríe en el momento y se sirve con caramelo. La historia de este decadente postre es mucho más reciente, cuenta Andreína. “Al parecer, fue inventado en 2004 por un joven cocinero armenio que batió varios récords al freír casi todos los alimentos que encontraba a mano y presentó este postre en la Feria del Condado de Los Ángeles de ese año, en Estados Unidos”. 

Garri´s Hot Chicken abre de martes a domingo de 2pm a 10pm. Además, hace envíos a domicilio a través de Rappi, Uber y Didi. 

  • Dirección: Querétaro 188, Roma Norte, CDMX.
Please follow and like us: