Eduardo Palazuelos, el guardián culinario de las costas de Acapulco

Conoce la trayectoria del chef y embajador de la cocina mexicana Eduardo Wichtendahl Palazuelos.

El puerto de Acapulco guarda memorias culinarias, donde la sazón y los mariscos salen a relucir. Con el paso de los años, la excepcional familia Palazuelos ha logrado dejar su legado en este mar con la creación de diversas propuestas gastronómicas; entre ellas, Zibu y Mario Canario, ambos dirigidos por el chef Eduardo Palazuelos.

Su trayectoria

Nacido en Acapulco, el chef Eduardo Wichtendahl Palazuelos se involucró desde pequeño con el negocio de banquetes de su madre, sitio donde adquirió su amor por la gastronomía. Al igual que su madre, Susana Palazuelos, optó por estudiar la carrera de Hotelería en el Centro Internacional de Glion, en Suiza.

Trabajó en distintas partes del mundo. En París, para la compañía de banquetes Raynier & Marchetti, y luego en el hotel Royal Garden Riverside, de Marriott de Bangkok, en Tailandia donde comenzó como lavaplatos. Después de varios meses y turnos que parecían interminables, tomó la decisión de acercarse al chef ejecutivo del lugar y comunicarle que quería trabajar en la cocina. Fue así como el chef ejecutivo sacó una filipina de su escritorio y le contestó “Ponte a trabajar”: esto significó una transición de Eduardo del puesto de lavaplatos a ayudante de cocina.

Eduardo Palazuelos / Fotografía tomada de Facebook

Luego de esa travesía, el chef Palazuelos estudió una maestría en Administración Hotelera en la Universidad de Cornell, Nueva York, con el objetivo de continuar con el legado familiar; tiempo después decidió regresar a su ciudad natal.

Eduardo siempre quiso un restaurante que enalteciera el nombre de Acapulco. En Diciembre 2007 este deseo lo llevó a crear Zibu ubicado en el puerto de Acapulco. Dos años después, el ex presidente de México, Felipe Calderón, en conjunto con la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (CANIRAC), le otorgaron el Premio Nacional al Mérito Empresarial Restaurantero “Carlos Anderson”, en la categoría de Innovación Restaurantera.

Hoy en día, el restaurante Zibu también se encuentra en San Miguel de Allende, dentro del hotel Live Aqua.

En 2013 abrió en la Ciudad de México el restaurante Mar del Zur, nombrado así por el océano Pacífico, en la época de las primeras exploraciones de españoles en América. La cocina de este lugar fusiona la cultura tailandesa con la mexicana y la cocina Mex-Tai.

Gracias a esta propuesta, el chef recibió el premio “Pocheta de Plata” por parte del Gobierno de la Ciudad de México, en la categoría “Chef del Año”. Actualmente, Mar del Zur se encuentra en Monterrey y continúa preservando el legado culinario mexicano.

La familia Palazuelos también cuenta con el restaurante Mario Canario. Aquí los comensales pueden gozar la gastronomía mexicana en un ambiente tropical, bajo ramas de palmeras y murales de aves. Todos sus ingredientes provienen directamente de pescadores y productores locales.

Acapulco de mis sabores

Al igual que su madre, el chef Palazuelos siempre tuvo la inquietud de plasmar sus ideas en papel. Este año se publicó Acapulco de mis sabores por la editorial Culinaria Mexicana, una obra que retrata los sabores y conocimientos del chef Eduardo.

Ilustrado por el fotógrafo gastronómico Ignacio Urquiza e impreso por ediciones Larousse, Acapulco de mis sabores resguarda en sus páginas 80 recetas tradicionales; la historia de su familia; capítulos escritos por distintos periodistas e investigadores y vivencias del chef.

Dentro del libro, José Iturriaga de la Fuente analiza la historia del puerto y su evolución; el chef e investigador Ricardo Muñoz Zurita comparte una receta original del Pescado a la talla; la periodista Mariana Camacho narra la historia familiar, así como los distintos logros que han dado fruto a este gran legado culinario y familiar, entre muchas otras grandes ideas.

“Espero que en estas páginas encuentren los recuerdos que los hicieron enamorarse de Acapulco, que esta historia de amor continúe para toda la vida, y que mis sabores se conviertan en sus amores, para que siempre, donde quiera que vayan, los lleven cerca del corazón”, escribe Eduardo Palazuelos en el libro.

La obra literaria tiene un costo de 749 pesos y la pueden encontrar a la venta en ellibrero.com; en los restaurantes de Grupo Zibu y a través de la editorial Culinaria Mexicana, en el correo contacto@culinariamexicana.com.mx.

Please follow and like us: