¿De dónde proviene la popular e histórica Talavera?

La tradición de elaborar productos de Talavera se remonta al siglo XVI. Desde ese entonces, un sinfín de piezas han logrado enamorar a todo el mundo. Conoce la historia de una de las tradiciones más distinguidas del país.

La Talavera es manufacturada principalmente para utensilios como platos, floreros, jarrones, figuras decorativas, entre otros. Esta loza es producto de varias tendencias artesanales y artísticas, las cuales proceden de distintas regiones del mundo: alfarería española andaluza y marroquí; vidriado árabe; mallas persas y dibujos estilizados del México prehispánico, por mencionar algunos.

Los principios de la Talavera

La definición técnica de Talavera es “cerámica propia de la zona de Puebla, elaborada con barro y conformada por un cuerpo cerámico recubierto con vidriado estannífero, decorado con colores metálicos y trabajado manualmente en sitio”. Cabe destacar que la Talavera está registrada y protegida por el Instituto de Derechos de Autor (IDA).

El estado de Puebla fue anteriormente territorio de tlaxcaltecas, cholutecas y mixtecos. Asimismo, era uno de los centros alfareros más importantes del continente.

Emma Yanes Rizo, especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), afirma que en 1550 un pequeño grupo de artesanos provenientes de talleres de Talavera de la Reina, Sevilla y Génova se establecieron en la actual Puebla. Así, comenzó la producción de la loza estannífera, mejor conocida como la Talavera.

Que se elabore en Puebla, facilita la producción de loza y el acceso a la materia prima. Además, ésta se construye en un punto intermedio entre la Ciudad de México y Veracruz, ruta que funciona como un lugar comercial estratégico. La especialista añade que las familias de altos recursos deseaban tener vajillas de porcelana o de loza fina europea, pero el viaje al Viejo Continente era muy largo. Esto ponía a las piezas en riesgo de quebrarse, y fue así como se permitió el desarrollo de la producción de la Talavera.

Denominación de Origen

La Denominación de Origen se conoce como la ratificación de los elementos y condiciones que garantizan la elaboración de un producto único en el mundo, y de una larga tradición. Es un reconocimiento que otorga el Estado Mexicano a los productos originarios de una región específica y cuya calidad se debe a la misma.

La originalidad en los diseños de la Talavera poblana fue debido a que en un solo taller novohispano en la Angelópolis trabajaban maestros de Talavera de la Reina y Sevilla. Lo anterior tuvo como resultado una fusión de técnicas y una producción original diferentes a las de Europa. Los colores presentes en su decoración son azul, amarillo, negro, naranja, verde y malva.

La Secretaría de Economía dicta que su Denominación de Origen ampara la cerámica artesanal, fabricada por tradición en la región que comprende el Municipio de San Pablo del Monte, ubicado al Sur del Estado de Tlaxcala y los distritos Judiciales de Atlixco, Puebla, Cholula y Tecali de Herrera, del Estado de Puebla.

El 17 de marzo de 1995 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación la resolución que dictaba la protección a la Denominación de Origen “Talavera de Puebla”. Dos años después, el 11 de septiembre de 1997, se publicó la modificación de la misma, para que quedara simplemente como “Talavera”.

México cuenta con más de 15 productos con denominación de origen y cada uno aporta a nuestro país un inmenso mar de tradiciones. Se necesita de un trabajo artesanal, arduo y preciso para poder reflejar nuestra cultura en cada uno de ellos.

Please follow and like us: