¿Cuál es el origen del muñeco de la Rosca de Reyes?

Si tuvo la dicha de encontrar el muñeco en la Rosca de Reyes, deberá obsequiar tamales a los presentes el próximo 2 de febrero, Día de la Candelaria: así lo establecen las tradiciones de las familias mexicanas, pero ¿se ha preguntado sobre el origen de esta costumbre?

Por Evelyn Castro

La Rosca de Reyes es un pan ovalado, elaborado con masa dulce y adornado con frutas cristalizadas como higos, naranja, cereza y acitrón. A su interior, se le introducen muñecos de plástico o cerámica que representan al Niño Dios y que, según las costumbres, comprometen a quien los encuentre a comprar tamales el 2 de febrero, Día de la Candelaria.

De acuerdo con las leyendas religiosas, exactamente 40 días después de la Navidad, se celebra a la virgen de la Candelaria, quien pasó por un periodo de cuarentena para purificarse por nacimiento del Niño Dios y llevó candelas a la Iglesia, en un acto de agradecimiento.

Un rito pagano y religioso

Este festejo, que llegó con los españoles, quedó arraigado en México durante la época del Virreinato, periodo en el que se articuló con las tradiciones de los aztecas, quienes ofrendaban alimentos de maíz a los dioses de la lluvia para pedir por la temporada de siembra.

Durante la conquista, se mezclaron tradiciones prehispánicas y católicas dando paso a ritos únicos que se llevan a cabo durante este día; entre ellos, organizar una fiesta en la que los padrinos -o quienes sacaron el muñeco de la Rosca- deben regalar tamales a sus invitados.

En la religión, los tamales son la ofrenda al Niño Dios, quien ese mismo día es vestido, se lleva a la iglesia a bendecir y continúa con la ruta católica que concluye con la Semana Santa.

En la Ciudad de México se ofrendan tamales, atole y leche con chocolate.

Otros alimentos del Día de la Candelaria

Si bien es común que en la Ciudad de México se ofrenden tamales, atole y leche con chocolate, en otros estados de la República Mexicana, como Michoacán, se unen a este festejo con diversos platillos:

En dicho estado se preparan achicaladitos, un platillo hecho con plátanos deshidratados en miel de piloncillo, cuyo proceso de cocción permite comerlos con todo y cáscara.

Otro de ellos es la aguácata, un tamal de masa de maíz relleno o mezclado con frijol que se acostumbra a comer en el Día de la Candelaria. Esta fecha coincide con la preparación de las tierras para la siembra, por lo que la aguácata adquiere un carácter ceremonial.

Si le salió el muñeco en la Rosca de Reyes, no queda más que cumplir con la tradición mexicana e invitar los tamales a los presentes. No olvide apartar los suyos y cuidar la sana distancia.

Please follow and like us: