¿Cuál es el té perfecto para cada momento del día?

Descubre el mejor momento para disfrutar los diferentes tipos de té, y saca provecho a una de las bebidas más queridas por todo el mundo.

Por Andrea Nyrup

El pasado 21 de mayo se celebró el Día Internacional del Té, la tercera bebida más consumida en el mundo, sólo después del agua y del café. El té es una infusión que se realiza con hojas del árbol de té Camelia sinensis que, dependiendo de las reacciones químicas de su procesamiento, resultará en té verde (no oxidado); blanco; rojo; amarillo o azul verdoso (oxidados), y negro o estilo Pu-erh (fermentados).

El té tiene una historia muy antigua. No se sabe con certeza quién lo inventó, pero la versión más extendida señala que fue un descubrimiento accidental por parte del emperador chino Shen Non, en el año 2737 a.C. De acuerdo con la historia, Shen Non acostumbraba a beber agua caliente y, un buen día, al hervir agua al lado de un arbusto de té, unas hojas cayeron en el caldero. El emperador no dudó en probar este brebaje dorado, y fue entonces como nació esta bebida altamente apreciada a nivel internacional.

Su consumo alrededor del mundo

La popularidad de esta bebida se extendió a otros países de Asia, como la India; Sri Lanka; Japón; Corea y, eventualmente, a Europa, sitios donde llegó a bodegas de los mercaderes holandeses para llenar los espacios vacíos; poco tiempo después, los holandeses se volvieron aficionados de esta bebida que poco a poco se comenzó a popularizar en Francia y Alemania.

Debido a los beneficios de tomar té, en Inglaterra fue tan bien recibido que se persiste una tradición que gira en torno a la hora del té. Tradicionalmente los ingleses comienzan su “Afternoon tea” o la “hora del té” entre las 3 y 5 de la tarde, a modo de una pequeña cena o merienda para seguir trabajando después de este tiempo. En este lugar el té se acompaña de refrigerios como sándwiches de pepino; pasteles; galletas o scones. No puede faltar la leche o el limón para preparar el té, según el gusto personal.

La medicina tradicional china recomienda beber al menos tres tazas de esta bebida al día, para conservar la buena salud; sin embargo, dependerá del tipo de té y la hora en la que se toma, ya que los diferentes componentes químicos pueden traernos mayores beneficios, al inicio o al final del día:

En las mañanas

Té Pu-erh

Se recomienda el consumo del té Pu-Erh (si no tienes, puedes sustituirlo con el té rojo) para romper el ayuno; éste activa el metabolismo y ayuda al cuerpo a mantenerse activo en el resto del día. Además, este tipo te ayuda a quemar grasas y a bajar de peso, si se acompaña con una rutina de ejercicio.

También funciona como digestivo después de las comidas, pero hay que tomar en cuenta que su contenido de cafeína es alto, por lo que se recomienda tomarse antes del atardecer. También ayuda a bajar el colesterol LDL; al funcionamiento del hígado; refuerza el sistema inmune y previene infecciones.

El Pu-erh es el que más cafeína contiene y funciona como un perfecto sustituto del café a la hora del desayuno. Incluso, el efecto de la cafeína del té será más prolongado ya que ésta se une con polifenoles propios de esta bebida que se liberan poco a poco en el organismo. Esta sustancia es vigorizante y refrescante para quien la consume.

Además, es bajo en calorías y tiene flúor, lo que ayuda a los dientes para prevenir las caries; reduce dolores de cabeza; es diurético, y ayuda a la conservación del colesterol bueno en nuestro cuerpo, por su efecto antioxidante.

Mediodía y por la tarde

Té verde

Su contenido de cafeína es relativamente bajo por lo que puedes consumirlo a cualquier hora del día, -en especial a media tarde para tener un extra de energía- pero sin correr el riesgo de padecer insomnio a causa de la cafeína.

El verde es el que contiene más nutrientes y propiedades benéficas para el cuerpo, ya que no sufrió una oxidación en su producción y además se infusiona a temperaturas bajas (de 70° a 85°C).

Además, es un potente antiinflamatorio; neutraliza los radicales libres; combate el daño celular; baja el nivel de colesterol y azúcar en la sangre; protege a los huesos; dientes y piel, y estimula la concentración.

Tarde y noche

Te Blanco

El blanco es el que menos cafeína tiene por lo que, al igual que el té verde, puede tomarse a todas horas incluso en la noche o a la hora de la cena; su efecto vigorizante es muy bajo pero no por eso tiene menos propiedades benéficas para nuestra salud.

Al igual que los otros tipos de té, contiene antioxidantes, reduce el nivel de colesterol y triglicéridos en sangre, neutraliza los radicales libres, y combate el envejecimiento celular.

Ahora sí, elige tu té favorito, selecciona la hora ideal, prepara una buena taza y celebra el Día Internacional del Té.

Fuente: Libro Sommelier de tés de Fabio Petroni y Gabriella Lombardi

Please follow and like us: